comer
Posts

  • Oporto: Inventario de Lugares Únicos

    Hace tiempo que le damos vueltas a la idea de compartir nuestros descubrimientos más allá de las fronteras de Madrid, y hoy por fin inauguramos esta nueva serie de “pequeños inventarios de lugares únicos” con una ciudad que nos tiene completamente enamoradas: Oporto.

    Oporto es una ciudad amable por la que resulta facilísimo moverse y donde enseguida te sientes como en casa. Desde hace unos años está en ebullición y encontramos prácticamente todo lo que buscamos en una ciudad que visitamos por unos días: gastronomía, historia, arquitectura, cultura, diseño, gente inspiradora, música, tradición y vanguardia, vistas increíbles, atardeceres inolvidables… En fin, es un lugar muy especial donde da la impresión de estar al mismo tiempo en el pasado, el presente y el futuro, toda una experiencia a tan sólo una hora de vuelo de Madrid.

    Este breve recopilatorio no pretende ser una guía de viaje, sino más bien un listado muy personal de lugares especiales que hemos descubierto por casualidad o de la mano de algún amable cicerone y recomendamos 100%. Al final del post encontrarás un mapa con todas las direcciones.

    imprescindibles-26

    Un lugar para inspirarse: Museo Fundaçao Serralves

    Un museo de arte contemporáneo escondido dentro de un bosque repleto de árboles, flores, lagos y sorpresas, como la impresionante villa art-decó de Serralves o la Casa de Chá, un pequeño “invernadero” convertido en café con una terraza puedes desayunar bajo las flores de las glicinias… Algo así como pasearse por el país de las maravillas…

    Un lugar con vistas: Torre dos Clerigos

    Merece la pena subir los interminables 240 escalones de la torre más alta de Portugal para contemplar Oporto en todo su esplendor…

    Un lugar fascinante: Estación de tren de Sao Bento

    El mejor momento para descubrir este lugar tan especial es el atardecer, cuando el sol entra por los ventanales y la luz se refleja en los murales de azulejos creando una atmósfera que te transporta a otra época… Además, si tienes tiempo para explorar los alrededores, aquí podrás coger trenes a Coimbra, Braga y Guimarães, tres ciudades muy especiales, o a los pueblecitos y viñedos a orillas del Duero.

    Un paraíso para melómanos: Casa da Musica

    Un edificio espectacular ideado por Rem Koolhas, una acústica impecable y una programación irresistible. La Casa da Música lo tiene todo y sin duda merece una visita, ya sea para un concierto o para recorrerlo por dentro en una de las geniales visitas guiadas que organizan cada día en portugués y en inglés.

    Un lugar para fantasear: Lello & Irmao

    Nombrada “la librería más bonita del mundo“, ha perdido gran parte de su encanto desde que aparece en todas las guías habidas y por haber y se ha convertido, más bien, en una tienda de souvenirs. A pesar de todo -la muchedumbre, las cámaras de fotos por todas partes, el ruido y los best-sellers- aún conserva algo especial que hace que merezca la pena conocerla.

    compras-26

    Una tienda muy especial: A Vida Portuguesa

    Descubrimos esta tienda en Lisboa hace ya algunos años y nos enamoramos perdidamente de todos esos objetos que parecían rescatados de un baúl antiguo: jabones envueltos en papel ilustrado art-decó, cuadernos de caligrafía antiguos, utensilios para cocinar de madera y vajillas de cerámica, zapatos hechos a mano, libros antiguos reeditados, conservas, aceites y dulces portugueses… La tienda de Oporto es aún más bonita (si cabe), es espectacular. Un lugar donde encontrar regalos especiales o inspirarse, sin más.

    Está al lado de la famosa librería Lello & Irmão y hace esquina con la calle Galería de París, donde cada sábado instalan un mercadillo de antigüedades y artesanía repleto de tesoros.

    Lugares para hacer un viaje en el tiempo: Mercado do Bolhao

    Un viaje al pasado a través de un mercado tradicional de los que ya no existen en España. Necesita una reforma urgente pero aún conserva cierto encanto, el de los lugares que parecen haberse detenido en el tiempo y nos dan la oportunidad de hacer un viaje al pasado. Puestos repletos de frutas y verduras recién cogidos del huerto, panes tradicionales (hay que probar el de maíz, “broa”, y los de centeno, contundentes y deliciosos), pescaderías, charcuterías, flores… También hay una cafetería con una terraza tranquila y soleada.

    Comer e Chorar por Mais

    Muy cerca del Mercado de Bolhao está esta tienda maravillosa, un ultramarinos que sobrevive al paso del tiempo y donde encontramos todo tipo de delicias portuguesas: quesos, embutidos, vinos, conservas, miel, dulces, frutos secos y una infinidad de productos apetecibles.

    En la misma calle, Rua Formosa y alrededores, aún se conservan varias tiendas tradicionales repletas de tesoros…

    Casa Hortícola

    Si te gustan las plantas y las flores, no te puedes perder esta tienda de principios del siglo XX repleta de semillas, bulbos y esquejes.

    Una calle para recorrer: Rua das Flores

    Esta calle peatonal une dos plazas, la de Loios y S. Domingos, y tiene un encanto especial mezcla de sus edificios, las tiendas antiguas y nuevas, cafés, bares y edificios históricos.

    Entre nuestros favoritos: Papelaria Modelo -una papelería inaugurada en 1922 de la que te querrás llevar todo-, Chocolataria Ecuador -una chocolatería muy especial-, Retrosaria das Flores -una mercería donde encontrar lanas, hilos y telas preciosas-, Mercearia das Flores -una tienda preciosa donde encontrar productos ecológicos y artesanales hechos en Portugal, donde además se puede comer o tomar un café- y la Taberna do Largo -para tomar un buen vino y probar el delicioso queso portugués en una terraza al sol-.

    comerybeber-26

    Un lugar con sabor a mar: Matosinhos.

    A pocos minutos del centro de Porto en bus o cercanías está Matosinhos, el lugar perfecto cuando hace buen tiempo para comer pescado fresco y marisco y respirar el aire de la costa.

    Está lleno de restaurantes que instalan sus parrillas en plena calle y te preparan al instante lo que elijas de su mostrador. Si vas con tiempo, merece la pena acercarse en coche o taxi a Leça da Palmeira y ver las piscinas de Álvaro Siza y, si el presupuesto lo permite, a la increíble Casa do Chá Boa Nova (Casa de Té), un edificio único que ha estado a punto de ser demolido y que se ha salvado gracias a la Asociación de Arquitectos de Oporto. Ahora es uno de los restaurantes más famosos de Oporto, de la mano del chef Rui Paula.

    Un lugar para una comida informal: O Pao Que Ladra

    La cocina tradicional portuguesa es una delicia, pero tras varios días de tasquinhas y bacalhau, el cuerpo pide variedad… En este pequeño restaurante preparan unas hamburguesas riquísimas y las acompañan con una sonrisa radiante… Nos encantó.

    Un café con historia: Café Majestic

    Otro de esos lugares maravillosos que han perdido gran parte de su encanto al convertirse en hotspot turístico: a 2,50€ el café es matemáticamente imposible encontrar aquí el ambiente bohemio y literario de antaño… Aún así merece la pena acercarse, entrar y ver el interior del café más antiguo de Oporto.

    Un lugar donde beber una copa de oporto al atardecer: Bar Ponte Pensil

    Sobran las palabras…

    Un lugar para una cena íntima: Cometa

    Un restaurante escondido en una callejuela a la que parece imposible llegar pero que bien merece el intento: pequeñito, íntimo, acogedor, da la sensación de estar cenando en casa de unos buenos amigos portugueses. Todo estaba riquísimo, especialmente un plato de pulpo a la brasa inolvidable.

    dormir-26

    Un lugar para soñar: Pensao Favorita

    En Oporto hay muchos alojamientos con encanto, desde hostels de diseño muy baratos a hoteles de súper lujo, pero A Favorita es especial. Está “guesthouse” está en la rua Miguel Bombarda, “la calle del arte”, con un sinfín de galerías, espacios artísticos, estudios creativos, espacios de co-working y tiendas de diseño, como las que encontramos en el Bombarda Shopping Center, un centro comercial donde no hay ni una franquicia, sólo pequeños negocios muy interesantes.

    Tiene sólo 12 habitaciones, todas diferentes, y un jardín central con aire japonés donde sirven el desayuno, comidas y cenas. Un lugar acogedor donde te hacen sentir como en casa y del que cuesta despedirse. Las habitaciones cuestan entre 60 y 130€, desayuno incluído.

    Mapa y Direcciones

    En este mapa encontrarás todas las direcciones, puedes guardarlo y llevártelo en tu próximo viaje a Oporto:

    *Todas las fotos son propiedad de Madrid y yo: si las quieres usar para cualquier fin, por favor, consúltanos antes (info@madridyyo.com)

    20 marzo, 2015 • Inventarios, Viajes • Views: 2338

  • Martina Cocina

    Ya era hora… ¿verdad? Después de un mes de viajes y mucho trabajo volvemos a dar señales de vida, y os traemos una recomendación infalible, un sitio que es un 10: Martina Cocina.

    El café de Martina lleva menos de dos meses en la Plaza de Cascorro, por la que todos hemos pasado algún domingo de Rastro y donde no esperábamos encontrar algo así. Últimamente en Madrid parece que abren un café o un restaurante al día (muchos bonitos, y muy pocos buenos), pero La Latina estaba medio olvidada, de capa caída. Ahora parece que revive, seguramente por la onda expansiva de Lavapiés, que está imparable y es -desde hace tiempo- el barrio más interesante de Madrid.

    Nosotras llegamos hasta aquí gracias a la pista que nos dió Noemí, que conoce el barrio como nadie; vinimos el viernes pasado a comer y poco después volvimos a desayunar. El local es precioso, tiene unos ventanales enormes que ahora están siempre abiertos de par en par; se tiene la sensación de estar dentro y fuera a la vez, entre los árboles. Hay mucha luz, madera, cristal, ninguna estridencia, corre la brisita y huele a café, en fin, un lugar donde apetece estar. Es lo suficientemente grande como para venir y que haya siempre un hueco pero no tanto como para que no oigas a tu acompañante. Tiene varias mesas para dos y en el centro una mesa de madera enorme donde caben al menos diez, y que invita a imaginarse una cena con amigos a la luz de las velas.

    Más allá de las apariencias, lo que hace distinto a este lugar, único, es la comida, y el trato. A diferencia de tantos otros cafés “bonitos” que parecen de cartón piedra, aquí te sientes como en casa. Martina cuida cada detalle para que sea así, ella ha pensado, reformado y decorado el local, ella cocina y atiende, y nunca pierde la sonrisa. Es amable y sencilla, y desprende un entusiasmo contagioso. El tipo de persona que queremos tener cerca.

    Martina sirve desayunos, comidas, meriendas y cenas, non stop, de sol a sol. Comida sencilla y sin pretensiones, casera y reconfortante, sobre todo especialidades de su tierra, Argentina: empanadas, quiches, bocadillos y ensaladas, y por supuesto también dulces, tartas y alfajores. Entre semana tiene menú del día por 10,50€, con dos platos y postre o café. De momento en la carta no hay platos específicos para celíacos, pero si le avisáis antes de ir, os prepara algo a medida.

    Es un buen sitio para venir a solas (a leer o a trabajar, el wifi va incluído), en pareja o en grupo. Si queréis organizar una celebración, tenéis una mesa enorme y una sala en la parte de abajo que se presta a cumpleaños, reuniones y fiestecillas varias. Además, muy pronto Martina también tendrá terraza. Un lugar en el que te quieres quedar, y al que siempre dan ganas de volver.

    Martina Cocina está en la Plaza de Cascorro 11, Madrid. Metro La Latina (L5) y Tirso de Molina (L1).

    Horario: de 9 a 11:30 entre semana, el fin de semana hasta la 1 de la mañana, aproximadamente. Lunes cerrado. Podéis seguir a Martina en Facebook y Twitter, y escribirle a info@martinacocina.es

     

    16 mayo, 2014 • Bares y Restaurantes, Cafés • Views: 1863

  • Los Porfiados

    Vinimos a Los Porfiados porque nos habían hablado maravillas, y es que en los poco más de 4 meses que lleva abierto este restaurante en pleno corazón de Lavapiés ya ha conquistado a algunos de nuestros mejores amigos. Nada más entrar supimos que estaría en nuestro inventario: un ambiente distendido y amable, comida sencilla y sin pretensiones pero riquísima, y el local, que llevaba meses abandonado y al que han conseguido dar una nueva vida con poco presupuesto y mucho ingenio.

    Su curioso nombre, los porfiados, es una expresión muy usada en argentina que hace referencia a la “insistencia de una acción para el logro de un intento en que se halla resistencia”, y conociendo la historia de los cuatro socios que lo regentan, no podían haber elegido un nombre mejor. En realidad todo empezó a escasos metros del restaurante, justo en el local contiguo, en el espacio cultural La Bagatela, un lugar que da mucha vida al barrio donde organizan todo tipo de actividades, desde talleres de música, costura, yoga o infantiles a teatro o conciertos. Los cuatro socios -Uri, Fer, Santi y Viki- venían trabajando en esta asociación desde hace tiempo y siempre habían querido montar un restaurante, así que cuando vieron que el local de al lado se quedaba vacío no dudaron en poner cuerpo y alma para transformar un espacio desangelado en el restaurante más acogedor de Lavapiés. Su ilusión, esfuerzo y buen hacer se respira en el ambiente desde el momento en que cruzas su puerta.

    Pero lo importante es lo que sirven en el plato. Su cocina es casera, sencilla y sin pretensiones, hecha a mano y con mucho mimo. Tres de los cuatro socios son de origen argentino y se nota en la carta: matambre de vacuno, milanesas o empanadas argentinas. Esta vez pedimos la hamburguesa y no exageramos al decir que es de las mejores que hemos probado en Madrid. Los postres tampoco tienen desperdicio, así que acordaos de guardar un hueco para el final…

    El local es grande pero acogedor, tiene todo tipo de mesas para dos, cuatro y ocho personas (una redonda que es nuestra favorita, junto a la ventana) y al fondo un espacio inundado de luz con varias mesas para dos y una enorme, de madera antigua, donde dan ganas de quedarse a vivir. Este espacio también es genial para comidas y cenas de grupo (hasta veinte personas).

    Volveremos a menudo y seguro que vosotros también. 100% recomendado.

    Los Porfiados está en la calle Buenavista 18, Madrid. Metro Lavapiés (L3) y Antón Martín (L1). Horario: de Martes a Jueves de 17:30 a 0:30. Viernes y Sábados de 13:00 a 1:30 y Domingos de 13:00 a 0:30. Os recomendamos reservar mesa antes de ir llamando al 910842945. También podéis seguirles en Facebook y Twitter.

    28 febrero, 2014 • Bares y Restaurantes, Cafés • Views: 1668

  • La Fábrica

    Hace un par de semanas Madrid nos regaló un domingo radiante y nos lanzamos a la calle a disfrutarlo, primero en el Mercado de Motores (y casi morimos en el intento) y después curioseando por el Barrio de Las Letras. Cada vez que venimos descubrimos algo nuevo y es que el barrio está en plena metamorfosis, dejando atrás su pasado decadente para convertirse en uno de los más interesantes de Madrid. Nos perdimos por las callejuelas detrás del Caixa Forum y descubrimos un sinfín de tiendas y restaurantes en la calle de San Pedro y alrededores, de las que os iremos hablando poco a poco, pero vamos a empezar por el rincón que nos conquistó primero: La Fábrica.

    Este lugar es un hervidero cultural donde ocurren muchas cosas y se pierde la noción del tiempo, curioseando por la tienda y sus estanterías, repletas de objetos geniales y sobre todo libros de fotografía y arte; bajando las escaleras encontramos la galería, donde siempre se descubre algún artista interesante, y de nuevo arriba el café-restaurante que ellos llaman “la gastroteca”, un espacio luminoso, tranquilo y muy acogedor donde tan pronto desayunas, comes, meriendas (un café y un bizcocho espectacular) o cenas. Además tienen una escuela donde imparten cursos de gestión cultural y cada dos por tres abren sus puertas a quien quiera ir a conocer gente interesante, como el fotógrafo Pierre Gonnord el próximo lunes 25 de noviembre, a las 20h.

    ¿Y quién está detrás de todo esto? La Fábrica, una promotora cultural que lleva haciendo cosas interesantes desde 1995 -nada menos-, cosas en torno a la cultura contemporánea como PhotoEspaña, la revista Matador, el festival literario Eñe o la imprescindible notodo.com. Hasta mayo de este año tenían una libería pequeñita que pasaba desapercibida, pero su nuevo y flamante hogar es un espacio donde apetece venir y quedarse a pasar un buen rato, alimentando cuerpo y alma.

    La Fábrica está en la calle Alameda 9, Madrid [Barrio de las Letras]. Metro Atocha (L1). Horario: de lunes a sábado, de 10 de la mañana a 12 de la noche, domingo de 10 a 5. Contacto: 91 360 13 20, info@lafabrica.comFacebook y Twitter.

    22 noviembre, 2013 • Bares y Restaurantes, Cafés, Cultura, Tiendas • Views: 889

  • Bar Lambuzo

    Fotos: madridyyo.com

    [English version below]

    Según el diccionario, lambuzo se refiere a un animal “que tiene el hocico largo” y en Andalucía se le llama así a quien disfruta del buen comer. No podía ser un nombre más adecuado para ese templo de la comida gaditana y andaluza en general situado en pleno centro de Madrid, entre Callao y Ópera. María, nuestra encantadora anfitriona, nos cuenta la historia que les ha traído hasta aquí hace tan sólo unos meses, la de una familia lleva toda una vida dedicada a la hostelería, siguiendo la estela de su abuelo que ya en el siglo pasado empezó con una confitería en el pueblo de Villamartín, en su Cádiz natal.

    En la cocina del Lambuzo están Pepe Moreno, su mujer y sus cuatro hijos y eso se nota desde el primer momento, porque desde que entras te sientes como en casa. Aquí todos son, o se hacen, amigos de esta simpaquitísima familia que le ha puesto toda la ilusión a este local: los hijos se han encargado de la decoración, que resulta acogedora, moderna y desenfadada y atienden las mesas con amabilidad a raudales, María es la encargada del diseño, de su genial web y las redes sociales, y los padres de familia están en los fogones, preparando todo tipo de delicias para chuparse los dedos. 

    Todo está buenísimo. Nos encantó la posibilidad de comer de tapas (que van desde los 2,50 a los 4 euros) o por platos (de 8 a 12 euros). Nos decidimos por las tapas para poder probar más cosas y nos fuimos más que satisfechas. Impresionantes las ortiguillas fritas, la exquisita mojama de Barbate con lima y pimienta (nunca hemos probado nada igual fuera de Cádiz), las croquetas caseras de rabo toro (una exquisitez), o el queso “pajarete” de Villamartín. Muchos de los platos, como las patatas fritas o el salmorejo, los preparan sin gluten así que los celíacos no tendrán que privarse de prácticamente nada. Tampoco os perdáis las tartas caseras que prepara una de las hijas, una delicia.

    Además, de martes a viernes tienen un menú del día por 10 euros que varía cada semana y se puede consultar aquí. Incluye una tapita como entrante, un plato principal casero (patatas con choco, ragú de ternera, arroz con almejas…) y un postre o café, estamos deseando escaparnos un día pronto del trabajo para poder probarlo…

    Todo está tan rico que quieres llevártelo a casa, y ellos lo saben. Lambuzo no es sólo un bar de tapas, también es una abacería, como un antiguo ultramarinos donde venden todo tipo de productos selectos. En su estantería encontramos delicias andaluzas para llevar a casa y seguir disfrutando: conservas de morrillo de atún, lomo de atún en manteca, regañás, caballa y melva en aceite de oliva, garbanzos y alubias de “La Pedriza”, vinagre de jerez, aceite, vinos… todo procedente de pequeños productores andaluces que la familia conoce desde hace años y de una calidad excelente. Es difícil decidir entre tantas cosas pero nos han contado que pronto empezarán a preparar cestas de regalo llenas de sus productos, nosotras ya sabemos qué le vamos a pedir a los Reyes Magos…

    Estos días de buen tiempo os recomendamos sentaros en la terraza, que da a una calle peatonal sombreada y si vais de noche reservad porque se pone hasta arriba. Si estáis pensando organizar una celebración, tienen una planta baja acogedora que se presta a reuniones privadas de hasta 30 personas. Ellos preparan el cátering y tú puedes llevar tu música… No se nos ocurre un mejor sitio para celebrar de tapeo un cumpleaños, una despedida, una tesis… en esta vida hay que celebrarlo todo.

    En definitiva, un trocito de Cái en Madrid donde os sentiréis muy, pero que muy bien. Gracias María, Pepe y a toda la familia Martín por hacernos sentir como en nuestra propia casa o mejor… ya estamos deseando volver.

    El Bar Lambuzo está en la calle de las Conchas 9, Madrid. Metro Callao (L3 y L5) y Ópera (L2, L5 y R). Cierra lunes, podéis consultar el horario aquí. Teléfono: 91 143 4862. También podéis seguirles por Facebook y Twitter.

    Fotos: madridyyo.com

    Fotos: madridyyo.com

    20 septiembre, 2013 • Bares y Restaurantes • Views: 842

  • Aiò

    Fotos: www.madridyyo.com

    Seguro que habéis pasado muchas veces por delante de este restaurante de la Corredera Baja de San Pablo, a tan sólo unos metros de Callao. Desde luego, Aiò llama la atención desde fuera por su fachada y por sus muebles rescatados de algún mercadillo a lo “vintage”, pero con honestidad, sin pose, a diferencia de tantos otros. Nos gusta porque se intuye que tiene una historia interesante que contar.

    Aió nos ha sorprendido enormemente, y sobre todo por su comida. Este restaurante especializado en cocina italiana de Cerdeña (el único en Madrid) empezó hace un año con la idea de preparar comida para llevar de calidad, un contrapunto a la invasión de locales de comida para llevar en cada esquina de Madrid, con pizzas plasticosas y derivados. La comida está tan rica que se ha convertido en un restaurante en toda regla que merece la pena conocer, con una carta amplia que deja patente su verdadera tradición italiana.

    Detrás de este proyecto están Marcello y Andrea, dos amigos (no os perdáis sus videos al final del post) que se lanzaron a la aventura de iniciar su propio negocio en 2011, cuando ya caían chuzos de punta y había que ser muy valiente o tener una gran idea para decirdirse a dar el paso. Y en este caso puede que haya sido una buena combinación de las dos cosas. La filosofía de Aió se basa en la cocina casera con productos siempre frescos, una dosis de originalidad trayendo la auténtica pizzetta sarda (2,20 – 3,50€) y platos clásicos de la cocina italiana como la lasaña (6€) o la pasta casera (7,50€) que cambia cada semana a gusto del chef, y os podemos asegurar, es espectacular. También tienen un café excelente (Costadoro), como buen italiano, y otras especialidades de la mítica isla de Cerdeña como la cerveza Ichnusa o la peculiar pasta fregola. Todo se puede pedir para comer allí mismo o para llevar. Y como colofón final no podéis perderos el tiramisú (4€) ¡por nada del mundo!. Los precios son asequibles y más que ajustados teniendo en cuenta la calidad de la comida, además a diario tienen un menú por 9,50€ (con dos platos, bebida y café).

    Por si todo esto fuera poco, también nos ha encantado su cultura bicicletera. Desde aquí se pueden encargar las ABICIS italianas, hechas en Italia de forma totalmente artesanal con un resultado extraordinario… son una joya (que se paga a 800€, eso sí). Además ponen en marcha iniciativas como exposiciónes o proyectos de crowdfunding para colaborar a difundir el uso de la bici en Madrid. En definitiva, un sitio imprescindible para amantes de la cocina italiana (¿y quién no lo es?).

    Aió está en la Corredera Baja de San Pablo 25, Madrid. Metro Callao. Teléfono 910096469. Horario: de Lunes a Jueves 12:30h – 01:00h, Viernes y Sábados 12:30h – 2:30h y Domingos 12:30h – 01:00h. También podéis seguirles en Facebook.

    * Gracias Morena por este grandísimo descubrimiento, y a Marcello y Andrea por dar vidilla a este lugar. ¡Somos fans desde ya!

    Fotos: www.madridyyo.com

    [vimeo 53570453 w=400 h=300]

    [youtube http://www.youtube.com/watch?v=KOOm3Kyo7kI&w=560&h=315]

    15 febrero, 2013 • Bares y Restaurantes • Views: 605

  • StreetXO

    Fotos: madridyyo.com

    Como sabéis, en el blog nos gusta descubrir lugares de Madrid con una historia especial, sitios que nacen de proyectos personales, propios y originales, de personas con ilusión que creen en lo que hacen y dan lo mejor de sí mismos. Ciertamente, en circunstancias normales no hablaríamos de un sitio que se encuentra dentro un centro comercial, pero hoy hacemos una excepción para el equipo que se ha traído David Muñoz a este rinconcito de la planta 9º del Corte Inglés de Callao. Este chef, que ya cuenta con dos estrellas Michelín en su restaurante DiverXO, ha reunido en StreetXO a un pequeño grupo de jóvenes pero sabios cocineros para acercarnos su cocina de fusión asiática a un precio más accesible (ya que aquí los platos cuestan entre 10 y 13 euros), un lujo al alcance de quienes nos gusta comer bien, pero no podemos permitirnos ir a grandes restaurantes.

    Y es que éste no es un restaurante al uso: podrás comer en la barra a ritmo de música electrónica a todo volumen, o llevarte tu bandeja si consigues mesa cerca del ventanal con una de las mejores vistas de Madrid hacia la Gran Vía. En cualquiera de los casos te aseguramos que, aunque hayan bautizado esta cocina como “callejera” y ellos trabajen a un ritmo frenético, estos chicos saben muy bien lo que hacen y cómo lo hacen. Será la propuesta de un gran chef en un gran centro comercial pero el mimo y la ilusión se saborean en cada detalle.

    La carta es corta pero perfecta, cada uno de los platos es infalible y tiene un cocinero dedicado en exclusiva, y se renueva con frecuencia. Hemos probado la carne de la foto (no siempre en carta), el impresionante y ya famoso con razón chilli crab y los dumplings de cocido (algo de otro mundo). Algunas propuestas son arriesgadas pero merece la pena preguntar, dejarse aconsejar, y confiar porque os llevaréis una buenísima sorpresa, seguro.

    StreetXO está en El Corte Inglés de Serrano (en la planta 6ª “Gourmet Experience”), en la Calle Serrano 52, Madrid. Metro Serrano (L4). Podéis seguirles en Twitter (@StreetXoMadrid).

    Fotos: madridyyo.com

    Fotos: madridyyo.com

    17 enero, 2013 • Bares y Restaurantes • Views: 626

  • Blanca 6

    Blanca 6 · Fotos: www.madridyyo.com

    Llegamos a este precioso restaurante en la calle Blanca de Navarra, en Alonso Martínez, por casualidad. Fue un gran encuentro: un lugar tranquilo que da la sensación de estar en otro mundo, con una decoración sencilla pero con mucho encanto, paredes de ladrillo, mesas de madera y un toque muy acogedor gracias a las plantas, las flores y una luz preciosa que entra por sus grandes puertas-ventanales. Tiene algo, ese algo, que tratan de imitar tantos lugares de Madrid sin éxito.

    En Blanca 6 se respira el cuidado de todos y cada uno de los detalles, un mimo propio de un proyecto muy personal. Da gusto sentirse bien atendido, recibir un trato cercano, amable y atento, y llegar a lo verdaderamente importante, que es la carta, y encontrar que es reducida pero muy rica y bien pensada. No hay etiquetas para su cocina, sus platos se basan en ingredientes de temporada y van cambiando según la estación. Sus especialidades son la hamburguesa, el entrecot y el curry de pollo, pero también las cremas de verduras y los postres caseros (no os perdáis su tarta de queso). Además saben de vinos, y eso se agradece. El único inconveniente, por poner un pero, es la temperatura: el día que vinimos pasamos frío, pero seguro que se está mejor a las horas en que está más concurrido, a última hora de la tarde y primera la noche, así que os recomendamos venir a cenar y tomar una copa. Un buen plan en un barrio sin muchas opciones pero que poco a poco se va animando, ¡no os lo perdáis!

    Blanca 6 está en la calle Blanca de Navarra 6, Madrid. Metro Alonso Martínez (líneas 4, 5 y 10). Horario: lunes de 11:30 a 19h, de martes a sábado de 11:30 a 1 de la madrugada. Para reservar mesa, podéis llamar al 91 310 32 66.

    Blanca 6 · Fotos: www.madridyyo.com

    Blanca 6 · Fotos: www.madridyyo.com

    Blanca 6 · Fotos: www.madridyyo.com

    12 diciembre, 2012 • Bares y Restaurantes • Views: 891

  • El Terral

    Fotos: Madrid y yo.com

    Hace poco tiempo descubrimos este sitio enfrente del Cine Doré (el cine más bonito de Madrid y templo cultureta por excelencia, “la filmo”) y seguro que no tardamos en volver. El Terral es un café y también un restaurante, de esos que abren de sol a sol -y más allá- donde se está a gusto a cualquier hora, desde el desayuno a la comida, la cena y las copas. El sitio desprende buen rollo se mire por donde se mire, desde fuera con esas lucecillas y los ventanales abiertos que invitan a entrar, dentro con un ambiente acogedor, unos camareros que son los dueños y te atienden como a su mejor amiga y una comida riquísima, sana y a buen precio. La carta sorprende por la libertad que otorga, hay una extensa lista de ingredientes que puedes elegir a tu gusto para componer ensaladas (tamaño familiar, 8€), bocatas (4€) o crepes (4,50€), aunque también te puedes dejar llevar por sus sugerencias, que incluyen verduras a la plancha, “omelettes”, tablas de quesos y algunas opciones más. Lo preparan todo con mimo y buenos ingredientes (que compran en el Mercado de Antón Martín, justo enfrente). También preparan zumos naturales (3,5€), bizcochos y tartas caseras (3€) y cócteles (6€) que se pueden tomar arriba o en la planta baja, una especie de chill-out con sofás, muebles vintage y un rincón lleno de cojines. Un sitio amable y muy recomendable.

    El Terral está en la calle Santa Isabel 14, Madrid, justo enfrente de la Filmoteca / Cine Doré. Metro: Antón Martín (L1). Horario: todos los días de 9:30 a 2 de la madrugada.

    Fotos: Madrid y yo.com

    Fotos: Madrid y yo.com

    7 mayo, 2012 • Bares y Restaurantes • Views: 738

  • Taberna Badila

    Fotos: Madrid y yo.com

    La Taberna Badila es un tesoro escondido en las laberínticas calles del centro, muy cerca de la plaza de Tirso de Molina, entre La Latina y Lavapiés. Es posible que la única forma de llegar hasta aquí sea la recomendación insistente de alguna fuente fiable (en este caso, nuestra querida Vera), y es que una vez lo has probado, no puedes dejar de recomendarlo y volver en buena compañía. Sin duda se ha ganado un merecido puesto en nuestra lista de restaurantes preferidos, y es que combina a la perfección la sencillez y el saber hacer de las tabernas tradicionales: una cocina basada en productos de mercado, frescos y de temporada y recetas clásicas adaptadas a los gustos de hoy, más ligera pero igualmente reconfortante. La decoración es acorde a su cocina, sencilla y muy acogedora, con paredes blancas y negras, mesas de madera de “las de antes” y una luz que inunda el local.

    A mediodía hay menú todos los días, incluidos sábados y domingos e incluye primer y segundo plato (a elegir entre 6), postre y bebida, con una excelente selección de vinos. Además es apto para todos los bolsillos, con una relación calidad-precio insuperable: el menú son 12,50 euros entre semana, sábados 13,50€ y domingos 14,50€. Por la noche se puede pedir menú (14,50 euros) o tapear.

    Una anécdota curiosa: encontraréis algún guiño en la taberna a Picasso, que según dicen vivió justo enfrente -identificareis el edificio por los azulejos dedicados a él en la fachada-; un motivo más para venir, por si era necesario… Y un aviso a navegantes: la taberna es pequeña y muy concurrida, se llena todos los días y no admiten reservas a mediodía, únicamente por la noche. Si queréis comer, acercaos como tarde, a las 2.

    Taberna Badila está en la calle de la Cabeza 7, Madrid. Metro Tirso de Molina (L1). Teléfono: 914297651. Podéis echar un vistazo a la carta aquí.

    Fotos: Madrid y yo.com

    9 marzo, 2012 • Bares y Restaurantes • Views: 610

UA-58671525-1