El Porrón Canalla

Durante muchos años mi padre ha trabajado en el mítico edificio de Telefónica de Gran Vía 32, un lugar auténticamente privilegiado desde el que se puede contemplar el tumulto de la calle más famosa de Madrid. Mi padre, del que puedo decir orgullosa que he heredado el gusto por el comer, ha paseado su estómago por algunos de los mejores restaurantes de Madrid, y gracias a él desde muy pequeña he aprendido a apreciar la buena cocina y a recorrerme kilómetros y kilómetros en busca de un buen cocido o de una buena carne. Uno de sus restaurantes favoritos, a tan sólo unos metros de la glamurosa Gran Vía, era la entonces no tan famosa Tasquita de Enfrente. La historia de este ya consagrado restaurante se remonta a la época de cuando Triball no era Triball, y la plaza de los Cines Luna sólo la frecuentaban “meretrices”. Aunque todavía queda mucho de eso, lo cierto es que este barrio a las espaldas de Callao se ha convertido en uno de los barrios en alza de la ciudad. La historia de La Tasquita (que podéis leer en su página web) se remonta al negocio familiar del padre de Juanjo López, pero sólo cuando éste se hizo cargo de él empezó a consolidarse como lugar de peregrinación de cualquier gourmet que se precie. Años después, mi padre todavía rememora algunos de los platos que se podían degustar a modo de sorpresa, porque una de las señas características del restaurante es que no tiene carta.

Personalmente, sólo he podido comer allí a través de los relatos de mi padre, y es que La Tasquita no es precisamente uno de los sitios más económicos de Madrid, aunque lo reservo para una ocasión especial. Por eso me hizo especial ilusión leer que Juanjo López había emprendido un proyecto low-cost: El Porrón Canalla, a tan sólo unos metros del local original. El Porrón Canalla es un concepto totalmente distinto al de su progenitor: es un local muy informal de aspecto industrial, paredes de hormigón, grafitis y mesas de madera compartidas donde sólo hay dos cosas: bocatas y porrones. Pero comparte con La Tasquita el gusto por los sabores tradicionales y los productos de calidad.

Para los bocatas se pueden elegir tres tipos de panes: barrita artesana, bastón o mollete. Todos los panes vienen de Viena La Baguette, otro negocio familiar tradicional situado actualmente en el Mercado de San Antón y que se ha convertido en el proveedor privilegiado y secreto mejor guardado de multitud de locales en Madrid. Y dentro del pan: los embutidos ibéricos de Arturo Sánchez, las conservas gallegas de Frinsa y algunos bocatas de cocina como el de calamares, del ya se han hecho eco en Metrópoli. Vamos, lo mejorcito de lo mejorcito para que todo sepa, como reza su eslogan, a “bocatas de madre”. Todas las conservas y embutidos están disponibles para llevártelas a casa.

Y como habréis adivinado por el propio nombre del local, todo tiene que ir acompañado de un porrón que puede ser de cerveza, vino tinto, blanco, tinto de verano o manzanilla. En total, comer o cenar te sale seguro por menos de 20 euros. Es un plan informal y económico, quizás si tuviéramos que poner un pero sería el ambiente un poco frío del local y de las luces pero el rollo canalla y lo ricos que están los bocatas lo hacen perfecto para dejarse caer antes de ir al Teatro Por Dinero, o antes de unas copas por Malasaña, o simplemente para comer un día por el centro sin tener que recurrir a las grandes superficies que invaden (desgraciadamente) la Gran Vía.

Además, mañana 28 de Mayo tenéis una ocasión de lujo para probar estos bocatas acompañados de un vermut ya que los chicos de la Vermutería Pop Up estarán de 1 a 4 de la tarde deleitándonos con vermut Miró “a porrones”.  Y si estáis atentos a su Facebook, encontraréis otros eventos como los “Bocatas de autor” que organizan con chefs famosos que visitan el local y preparan una edición limitada de bocadillos para el día elegido. El último ha sido el bocata de pastrami de José Andrés del que hemos oído maravillas, así que ya véis el nivel que se gastan por aquí. ¡No os lo perdáis!

El Porrón Canalla está en la calle Ballesta 2, metro Gran Vía (L1 y L5) y Callao (L3 y L5). Abre de Lunes a Jueves de 13 a 16h y de 19 a 1h, Viernes de 13 a 16 y de 19 a 1,30, y Sábados ininterrumpidos de 13 h a 1,30 de la mañana.

Previous post:
Next Post:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

UA-58671525-1