madridyyoblog
Author archives

  • Ganz

    Ganz Cafe Bistrot Madrid

    Ganz Café Bistrot

    Ganz Cafe Bistrot Madrid

    Aunque no somos especialmente forofas de adoptar costumbres anglosajonas, tenemos que reconocer que eso de extender los desayunos al infinito nos encanta, y por eso siempre estamos atentas a los restaurantes que ofrecen brunch los fines de semana. Sin embargo, no es nada fácil encontrar lugares donde cuiden la calidad del producto, y en un espacio en el que te sientas cómodo y te invite a quedarte largo y tendido a contarse la vida en verso. En Ganz han conseguido todo esto y con creces; no en vano su nombre significa “bien hecho” en alemán. Y es que detrás de Ganz están dos socios procedentes de mundos lejanos a la hostelería y que se embarcaron en esta aventura porque echaban de menos en Madrid un lugar donde comer bien, donde se cuidaran los detalles y uno se sintiera como en casa. Nosotras teníamos muchas ganas de probarlo y la verdad es que ha superado nuestras expectativas.

    A primera vista, llama la atención la cuidadísima decoración, con suelos en damero y muebles en azul. También nos gusta la ubicación -en pleno corazón del barrio de Las Letras- y la gran cantidad de luz que entra por los enormes ventanales, pero sin duda lo mejor es la cocina.

    El brunch es sencillamente inmejorable. Comienza con un rico café y un zumo natural, seguido de una cesta de panes y bollos dignos de la mejor repostería francesa. Después, un plato principal a elegir entre 8 opciones, de las que os recomendamos sin duda los huevos benedictine, justo en su punto y con una salsa holandesa buenísima. Finalmente un yogur casero, que sabe a esos que hacían las madres cuando éramos pequeños. Todo por 18 euros, un precio muy adecuado teniendo en cuenta la calidad de los productos.

    Nos queda pendiente ir a comer de la carta, que consta de 20 platos sencillos pero basados en buenos productos y cocina de mercado y de temporada.  Nos han hablado maravillas, por ejemplo, de la burrata con aceite de trufa y albahaca fresca, del magret de pato con puré de manzana, y del cordero asado. Puede ser un lugar ideal para un cena especial, en un ambiente íntimo y a ritmo de una banda sonora que nos ha conquistado: jazz y bossa-nova. De hecho el local sólo cuenta con 11 mesas, para poder dar el mejor servicio y conservar un ambiente acogedor. Y por si todo esto fuera poco, la carta de vinos es corta pero muy pensada, con referencias de bodegas pequeñas difíciles de encontrar en tiendas, y que van renovando cada poco tiempo. Todo un aliciente para los amantes del vino deseosos de probar cosas nuevas.

    Volveremos sin duda, pero sobre todo gracias al buen trato y la atención, sin apresuranos y siempre con una enorme sonrisa, que para nosotras es lo esencial y algo que buscamos en todos los sitios que os recomendamos en el blog. Los dueños, Diego y Gonzalo, pueden estar orgullosos de este proyecto al que le auguramos mucho éxito. Además de restaurante, Ganz también esconde una sorpresa: una galería de arte en el sótano, que se puede alquilar para todo tipo de eventos.

    Ganz está en la calle Almadén 9, esquina con calle San Pedro, Madrid. Metro Atocha y Antón Martín (L1). Horario: de Martes a Sábados de 12:00 a 2:00 y Domingos de 12:00 a 18:00.
    El brunch se sirve sábados y domingos de 12:00 a 14:00h. A partir de Octubre ofrecerán también un menú de mediodía por aproximadamente 13 euros.
    Contacto: facebook / twitter / +34 911733937 / info@ganzcafe.com

    Ganz Cafe Bistrot Madrid

    Ganz Cafe Bistrot Madrid

    3 octubre, 2014 • Bares y Restaurantes, Cafés • Views: 1784

  • Martina Cocina

    Ya era hora… ¿verdad? Después de un mes de viajes y mucho trabajo volvemos a dar señales de vida, y os traemos una recomendación infalible, un sitio que es un 10: Martina Cocina.

    El café de Martina lleva menos de dos meses en la Plaza de Cascorro, por la que todos hemos pasado algún domingo de Rastro y donde no esperábamos encontrar algo así. Últimamente en Madrid parece que abren un café o un restaurante al día (muchos bonitos, y muy pocos buenos), pero La Latina estaba medio olvidada, de capa caída. Ahora parece que revive, seguramente por la onda expansiva de Lavapiés, que está imparable y es -desde hace tiempo- el barrio más interesante de Madrid.

    Nosotras llegamos hasta aquí gracias a la pista que nos dió Noemí, que conoce el barrio como nadie; vinimos el viernes pasado a comer y poco después volvimos a desayunar. El local es precioso, tiene unos ventanales enormes que ahora están siempre abiertos de par en par; se tiene la sensación de estar dentro y fuera a la vez, entre los árboles. Hay mucha luz, madera, cristal, ninguna estridencia, corre la brisita y huele a café, en fin, un lugar donde apetece estar. Es lo suficientemente grande como para venir y que haya siempre un hueco pero no tanto como para que no oigas a tu acompañante. Tiene varias mesas para dos y en el centro una mesa de madera enorme donde caben al menos diez, y que invita a imaginarse una cena con amigos a la luz de las velas.

    Más allá de las apariencias, lo que hace distinto a este lugar, único, es la comida, y el trato. A diferencia de tantos otros cafés “bonitos” que parecen de cartón piedra, aquí te sientes como en casa. Martina cuida cada detalle para que sea así, ella ha pensado, reformado y decorado el local, ella cocina y atiende, y nunca pierde la sonrisa. Es amable y sencilla, y desprende un entusiasmo contagioso. El tipo de persona que queremos tener cerca.

    Martina sirve desayunos, comidas, meriendas y cenas, non stop, de sol a sol. Comida sencilla y sin pretensiones, casera y reconfortante, sobre todo especialidades de su tierra, Argentina: empanadas, quiches, bocadillos y ensaladas, y por supuesto también dulces, tartas y alfajores. Entre semana tiene menú del día por 10,50€, con dos platos y postre o café. De momento en la carta no hay platos específicos para celíacos, pero si le avisáis antes de ir, os prepara algo a medida.

    Es un buen sitio para venir a solas (a leer o a trabajar, el wifi va incluído), en pareja o en grupo. Si queréis organizar una celebración, tenéis una mesa enorme y una sala en la parte de abajo que se presta a cumpleaños, reuniones y fiestecillas varias. Además, muy pronto Martina también tendrá terraza. Un lugar en el que te quieres quedar, y al que siempre dan ganas de volver.

    Martina Cocina está en la Plaza de Cascorro 11, Madrid. Metro La Latina (L5) y Tirso de Molina (L1).

    Horario: de 9 a 11:30 entre semana, el fin de semana hasta la 1 de la mañana, aproximadamente. Lunes cerrado. Podéis seguir a Martina en Facebook y Twitter, y escribirle a info@martinacocina.es

     

    16 mayo, 2014 • Bares y Restaurantes, Cafés • Views: 3225

  • Picnic en Madrid: Mercado de San Fernando (1ª parte)

    Qué ganas teníamos de primavera, de sol y aire fresco, ¿verdad? La temporada de picnics queda oficialmente inaugurada y vamos a celebrarlo con una serie de posts de la mano de nuestra querida Iaia Cocoi, alma mater de PICNIQUETTE, un proyecto que reúne en torno a la comida a gente interesante en lugares únicos (mirad el winter picniquette en Mallorca… ¿a que dan ganas de ir? atentos porque pronto estará en Madrid!).

    En esta serie de post nos vamos juntas de picnic por Madrid y te vamos a contar dónde comprar comida rica para llevar y dónde disfrutarla. Además, en el blog de Picniquette vas a encontrar algunas recetas para preparar en casa, aptas para transporte en cesta ;)

    Nuestra primera parada es el Mercado de San Fernando. Es nuestro punto de encuentro del fin de semana, nos encanta venir aquí y hacer la compra, descubrir ingredientes desconocidos, conocer a los tenderos, quedar a tomar el vermú y acabar comiendo y pasando la tarde en la terraza de Carmen, tomando un café.

    Aquí se respira buen rollo, felicidad, ganas de compartir y hacer las cosas de otra manera… en este mercado se unen los puestos tradicionales de toda la vida con otros inesperados (desde una frutería ecológica a un puesto de comida japonesa, un estudio de arquitectura o una librería que vende “al peso”), nuevos negocios que apoyan los productos locales y fabricados artesanalmente, otra forma de consumir y de relacionarse. Este mercado es, ante todo, un punto de encuentro donde siempre ocurre algo interesante. El centro del mercado es una especie de plaza cubierta donde se organizan todo tipo de actividades, desde talleres para aprender a tejer o montar un huerto en el balcón a clases de baile los fines de semana. Mucha gente aún no lo conoce, pero desde luego si vas, repites. Garantizado.

    En fin, que este sitio nos enamora y podríamos escribir tanto… pero hoy vamos a empezar por lo que nos interesa para nuestro picnic: los puestos de comida lista para llevar. Estos son algunos de nuestros favoritos (muy pronto, la segunda parte).

    • CARMEN. El café del mercado es el sitio perfecto para empezar la mañana. Preparan un capuccino y unas tostadas riquísimas y las sirven siempre con una sonrisa. Además tienen periódicos, revistas, y una terraza donde te quedarías a vivir. Para llevar de picnic tienen quiches y foccacias caseras, deliciosas.

    • KOMO EN KASA (puesto nº 49-50). En el puesto de Lucía e Íñigo hay comida casera y riquísima con ingredientes de temporada, preparada para llevar y a muy buen precio. Esta vez probamos la quiche de bacalao con espinacas y qué cosa más rica… Para tapear a mediodía tienen una promoción de tapa más bebida (un vinito del puesto La Siempre Llena o una cerveza de La Buena Pinta) por 3€.

    • LOS PANCHITOS DEL FRENTE (puesto nº 34). En este puesto Polo y Álex venden todo tipo de quesos, conservas y legumbres. compramos un queso manchego que nos cortaron bien finito para que nos lo pudiéramos comer nada más salir de allí. De paso nos llevamos un yogur de La Suerte Ampanera y una lata de mantequilla de Soria, y la felicidad duró toda la semana…

    • LA PISTOLA (puesto nº 6). La panadería de Héctor y Alba es una perdición. Te lo llevarías todo, absolutamente todo… En su trastienda-obrador preparan panes riquísimos con harinas ecológicas, calma y mucho cariño, y al comerlo, se nota… Esta vez nos llevamos un pan con sésamo, pero tienen de todo, desde la barra de pan a hogaza de centeno, pan de maíz y uno muy curioso de chocolate y naranja a empanadas, bizcochos y dulces. Nos prestaron un cuchillo para cortar allí mismo el pan y nos supo a gloria con el queso de Los Panchitos.

    • LA CHIGUITA RIOJANA (puesto nº 41). Cómo nos gusta La Rioja y lo riojano… Este puesto es uno de los últimos en llegar al mercado, pero ya está entre nuestros favoritos. “Producto riojano fino”, buen vinito, conservas, embutidos y comida casera para tomar en la barra o en una de sus mesas, o para llevar. Nos gustan las albóndigas con arroz y los montaditos de jamón.

    • LA SAL (puesto nº 31). El ultramarinos del mercado es una mina de ingredientes difíciles de encontrar… Ernesto e Irene traen infinidad de especias a granel, legumbres de León y Zamora, verduras, pasta italiana (de verdad, de la buena), aceites, vinagres, salazones y encurtidos. También preparan comida para llevar, como calabacines rellenos y quiche.

    • LA SIEMPRE LLENA (puesto nº 33). Entre compra y compra paramos en el puesto de Arantxa y Jorge, mitad bar, mitad bodega. Nos gusta su vermú y sus vinos (a 1,50€ la copa) y sobre todo la sonrisa con que los sirven. También venden aceite de oliva ecológico que puedes catar in situ.

    • LA BUENA PINTA (puesto nº 28). Si os gusta la cerveza, tenéis que parar en La Buena Pinta. Además de vender todo tipo de cervezas artesanales made in Spain y en el extranjero, te dedican todo el tiempo que haga falta a explicarte las diferencias entre unas y otras y con qué combinan mejor. Uno de los puestos más ambientados del mercado y estratégicamente situado… el fin de semana no cabe ni un alfiler.

    En el próximo capítulo descubrimos los puestos de comida exótica take-away (todo un mundo por descubrir!), stay tuned!

    ¿Quieres ver el picnic que nos montamos en el mercado? Puedes ver el reportaje en el blog de Picniquette.

    ¡A disfrutar!

     

    21 marzo, 2014 • Mercados, Tiendas • Views: 3170

  • Los Porfiados

    Vinimos a Los Porfiados porque nos habían hablado maravillas, y es que en los poco más de 4 meses que lleva abierto este restaurante en pleno corazón de Lavapiés ya ha conquistado a algunos de nuestros mejores amigos. Nada más entrar supimos que estaría en nuestro inventario: un ambiente distendido y amable, comida sencilla y sin pretensiones pero riquísima, y el local, que llevaba meses abandonado y al que han conseguido dar una nueva vida con poco presupuesto y mucho ingenio.

    Su curioso nombre, los porfiados, es una expresión muy usada en argentina que hace referencia a la “insistencia de una acción para el logro de un intento en que se halla resistencia”, y conociendo la historia de los cuatro socios que lo regentan, no podían haber elegido un nombre mejor. En realidad todo empezó a escasos metros del restaurante, justo en el local contiguo, en el espacio cultural La Bagatela, un lugar que da mucha vida al barrio donde organizan todo tipo de actividades, desde talleres de música, costura, yoga o infantiles a teatro o conciertos. Los cuatro socios -Uri, Fer, Santi y Viki- venían trabajando en esta asociación desde hace tiempo y siempre habían querido montar un restaurante, así que cuando vieron que el local de al lado se quedaba vacío no dudaron en poner cuerpo y alma para transformar un espacio desangelado en el restaurante más acogedor de Lavapiés. Su ilusión, esfuerzo y buen hacer se respira en el ambiente desde el momento en que cruzas su puerta.

    Pero lo importante es lo que sirven en el plato. Su cocina es casera, sencilla y sin pretensiones, hecha a mano y con mucho mimo. Tres de los cuatro socios son de origen argentino y se nota en la carta: matambre de vacuno, milanesas o empanadas argentinas. Esta vez pedimos la hamburguesa y no exageramos al decir que es de las mejores que hemos probado en Madrid. Los postres tampoco tienen desperdicio, así que acordaos de guardar un hueco para el final…

    El local es grande pero acogedor, tiene todo tipo de mesas para dos, cuatro y ocho personas (una redonda que es nuestra favorita, junto a la ventana) y al fondo un espacio inundado de luz con varias mesas para dos y una enorme, de madera antigua, donde dan ganas de quedarse a vivir. Este espacio también es genial para comidas y cenas de grupo (hasta veinte personas).

    Volveremos a menudo y seguro que vosotros también. 100% recomendado.

    Los Porfiados está en la calle Buenavista 18, Madrid. Metro Lavapiés (L3) y Antón Martín (L1). Horario: de Martes a Jueves de 17:30 a 0:30. Viernes y Sábados de 13:00 a 1:30 y Domingos de 13:00 a 0:30. Os recomendamos reservar mesa antes de ir llamando al 910842945. También podéis seguirles en Facebook y Twitter.

    28 febrero, 2014 • Bares y Restaurantes, Cafés • Views: 2791

UA-58671525-1